Visitas

21.6.11

Obedece

Ahora escucha: escribe tus palabras,
da igual, lo que sea:
cómo estás, una historia cualquiera...
Pero clava y arrastra tu puñal sangriento
en forma de pluma o bolígrafo, teclado,
español, chino o polaco.

Quien seas tienes el poder de poseer tu mente,
la clave, si me entiendes, sabes lo que tienes que hacer:
acércate;
o contrátame si eres de esos que buscan talento.

Yo amartillo los obstáculos
hasta que ceden;

me pinto una uña del pie
color miel,
o salto a la ventana de enfrente,
pa hablar con esa gente,
que siempre ponen poesía
en el casete,
e invitarles a un verde.

Conocer opiniones y abrirme
al disfrute del jugo del mundo,
y a este, del fraseo constante.

Si la bombilla parpadea
le doy unos golpes
y me salen las ideas.

Ruptura de la monotonía:
vivir un día bien, más vale,
que no perecer en un infinito ciclón
de amargura.

Si tus lágrimas te derrotan
dale un tiento a estos versos
de optimismo gratuito y placebo,
eslabón deambulador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario