Visitas

21.6.11

¡Guapa!

Para vuestras majestades cariñosas y vuestra propia voluntad borracha y fogosa,
la verdad, lo hago de nuevo, susurrándooslo solos; concediéndome
el poder poseer vuestro precioso mojado y sediento agujero petrolero de mujer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario